Crack the nuts code

Los frutos secos revelan un mundo infinito de posibilidades creativas para los chefs. El dominio del arte culinario basado en la nuez es una de las miles de combinaciones de sabores y texturas que trae nuevos sabores a la mesa. ¿Cómo pueden los chefs descifrar el código de los frutos secos y alcanzar su máximo potencial? Nos esforzamos por ayudar a los chefs aventurándonos con ellos en un viaje hacia la excelencia. Ofrecemos 13 productos y recetas segmentadas para guiarlos hasta alcanzar el máximo potencial de los frutos secos. El "Cracking the Nuts Code" refleja la búsqueda perpetua de reinventar los clásicos con la colección de frutos secos más pura y fresca.

Cacao Barry le ofrece una gama de posibilidades creativas con esta gama pura e intensa. Descubra recetas PRÁCTICAS y recetas CREATIVAS revisadas con nuestros productos de frutos secos100% mediterráneos.

Obtener las recetas PRÁCTICAS

Obtener las recetas CREATIVAS

Seleccionado meticulosamente por su tamaño, procedencia y propósito, y de origen 100% mediterráneo, nuestro viaje comienza en los campos con los expertos. La búsqueda de un proceso sostenible es inflexible. Nuestras almendras son polinizadas por las abejas locales, nuestras avellanas por el viento mistral. Los huertos se riegan con agua recolectada utilizando métodos tradicionales para reducir los desechos. Recién salido de las ramas, nuestras nueces se agrietan en el lugar para conservar todo su sabor natural. Cuidadosamente cosechados y manejados, se procesan, plantación a placa, con una dosis igual de pasión y tecnología de vanguardia. Limpias y clasificadas, escaldadas o sin piel, cada variedad es única en su preparación. Con ojos entrenados y un toque dextro, nuestras nueces se tuestan a mano con una práctica de precisión para liberar sabores únicos.

Una vez deshidratados, más livianos y frágiles, nuestras nueces tostadas se cortan a medida y se tamizan cuidadosamente. Algunas de nuestras nueces están caramelizadas con los azúcares fundidos más finos; Todos son cuidadosamente enfriados para preservar el crujido. Luego, nuestras nueces se transforman en los pralinés más suaves, se cortan con precisión para obtener textura o se mantienen completamente enteras. Cada proceso le da al chef una paleta diferente con la que expanden su creatividad.